A mediados de julio de 2018 la prensa de medio mundo se hacía eco de un estudio titulado “A BPA Approach to the Shroud of Turin” y publicado en el Journal of Forensic Sciences por Matteo Borrini (antropólogo) y Luigi Garlaschelli (químico).

Los autores del artículo: M. Borrini (izq.) y L. Garlaschelli (der.)

Tras sus experimentos, los autores concluían que las manchas de sangre de la Síndone serían “totalmente irreales”. El vídeo del experimento puede verse a continuación:

sangre-sabana-santa-turin-es-falsa-estudio-4
Play Video

VÍDEO. Experimento de Borrini y Garlaschelli.

Si las conclusiones del estudio son muy cuestionables, como el Dr. Sánchez Hermosilla explicará más adelante, llama aún más la atención que numerosísimos medios de comunicación dieran a conocer sus conclusiones de manera aún más distorsionada, con titulares como “Sábana Santa pintada a pincel” (El Periódico, ver aquí), “La mitad de las manchas de la Sábana Santa son falsas” (ABC, ver aquí), “Al menos la mitad de las manchas de la Sábana Santa fueron hechas con pincel” (El Mundo, ver aquí) o “La Sábana Santa de Turín es falsa, según un estudio” (HuffPost, ver aquí), entre otros.

* * *

El médico y antropólogo forense Alfonso Sánchez Hermosilla (Jefe de Sección de Clínica Forense en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Murcia), destacó rápidamente que el estudio presenta numerosos errores formales y conceptuales que le alejan de la credibilidad científica. Reproducimos sus palabras a continuación.

El Dr. Sánchez Hermosilla, del Instituto de Medicinal Legal y Ciencias Forenses de Murcia.

En primer lugar, ninguno de sus autores es médico forense, por lo que carecen de la experiencia y conocimientos necesarios para afrontar exitosamente cualquier tipo de investigación con manchas de sangre humanas.
 

Los “experimentos” se han realizado con un ser humano vivo, sano y sin lesiones traumáticas de ningún tipo, y con un maniquí que recuerda vagamente un torso humano. Pero no con un ser humano vivo que haya sufrido las mismas lesiones y con la misma cronología que el Hombre de la Síndone, y tampoco con un cadáver que cumpla los mismos requisitos, luego el “experimento” no reproduce, ni siquiera aproximadamente las circunstancias en las que se produjeron las manchas de sangre.

Además, el sujeto voluntario sobre el que se realizó el “experimento”, no presentaba vello cutáneo en los antebrazos, al menos eso es lo que se aprecia en las fotografías del artículo, y el hombre de la Síndone podía tenerlo o no. No tenemos datos científicos sobre este punto. Pero de tenerlo, los tallos capilares suponen obstáculos al paso de cualquier fluido, modificando su trayectoria. Esta circunstancia no se ha tenido en cuenta.

El “experimento” se ha realizado con sangre humana procedente de donante, anticoagulada y conservada en frío, y fluye por la aguja de una cánula, mientras el “voluntario” está inmóvil. Pero no con sangre viva fluyendo de una herida abierta y con latido cardíaco que la impulse, y con una persona que se mueve, se debate por una respiración estertorosa y agitada. Tal y como es previsible que ocurriese en el caso del hombre de la Síndone. Las cualidades físicas de la sangre anticoagulada son muy diferentes de la sangre viva sin anticoagular, sobre todo su viscosidad y tensión superficial, es decir, que su comportamiento como fluidos que son, es muy diferente en ambos casos. Por otra parte, las cualidades físicas de la sangre anticoagulada, también son muy diferentes de las de la sangre cadavérica que, a su vez, es muy diferente de la sangre viva.

Pero es que además, la sangre del hombre de la Síndone era patológica, estaba muy diluida como consecuencia de las hemorragias sufridas, y su ph era ácido, consecuencia de la asfixia, por lo que su comportamiento también es muy diferente del de la sangre viva y permítaseme la expresión: sana.

Si esto no fuese suficiente, por la herida del costado no sólo fluyó sangre cadavérica, sino además coágulos de sangre postmortem, líquido pleural, líquido pericárdico, (ambos consecuencia de la flagelación), y líquido de edema pulmonar, consecuencia de la asfixia. Es improbable que todos estos fluidos saliesen mezclados de forma homogénea. Lo más probable es que lo hicieran de forma heterogénea. Nada de esto se ha reproducido en el experimento.

El público en general, y muchos “expertos” también, cree que los cadáveres humanos no sangran. Esto es falso. Cuando hay heridas profundas, los cadáveres presentan hemorragias postmortem, sobre todo si se movilizan, y el cuerpo del hombre de la Síndone fue movilizado y manipulado, luego sangró abundantemente por sus heridas y orificios naturales. Y dicha sangre era sangre cadavérica, no sangre viva, ni sangre anticuagulada químicamente.

El “cinturón de sangre” no se produjo al fluir la sangre entre el cadáver y el lienzo de la Síndone, sino que al colocar el cuerpo sobre la tela, éste sangró y vertió un reguero de sangre que reproduce perfectamente la trayectoria relativa entre el cadáver y el material textil que absorbió dicha sangre. Esta circunstancia tampoco ha sido tenida en cuenta.

Como conclusión, el experimento no reproduce ni remotamente las condiciones en las que se produjeron las manchas de sangre de la Síndone de Turín. En estas circunstancias, las conclusiones del artículo carecen totalmente de valor científico. Los autores del artículo, dada su inexperiencia y su falta de los conocimientos mínimos necesarios, han cometido graves errores en la planificación e interpretación de los resultados de su experimento. El artículo no debería haber sido publicado en un medio científico especializado; se supone que las personas que han evaluado la idoneidad de dicho artículo sí deberían tener los conocimientos y la experiencia necesarios. En el caso que nos ocupa, o no la tienen, o la han obviado por motivos que se desconocen.

* * *

El Dr. Sánchez Hermosilla expresó también estas ideas en el programa “La Noche más Hermosa” de Canal Sur Radio
Categorías: actualidadimagensangre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

actualidad

A vueltas con la sangre en la Síndone

Por César Barta Gil, físico 1C. Barta Gil (9.8.2018). A vueltas con la sangre de la Sábana Santa. Alfa y Omega. El físico César Barta, autor de este artículo. Si hace dos semanas saltaba a Leer más…

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!