La solemne ostensión de la Síndone entre el 25 de mayo y el 2 de junio de 1898, se realizó junto con una gran exposición de arte sacro y para celebrar una serie de aniversarios que coincidieron en el mismo año: el cuarto centenario de la construcción de la Catedral de Turín, el tercer aniversario de la fundación de la Confraternidad de la Sábana Santa y el 50 aniversario del Estatuto de Albertina.

Es durante esta ostensión cuando el abogado turinés Secondo Pia realizó la primera fotografía “autorizada” de la Síndone, descubriendo en el negativo fotográfico la extraordinaria imagen y sus detalles, antes no del todo desvelados.

Secondo Pia
El abogado Secondo Pia, que realizó la primera fotografía de la Síndone.
Ver imagen
Primera fotografía
Ésta es la primera fotografía autorizada de la Síndone, tomada por Secondo Pia en 1898.
Ver imagen
Negativo completo
La Síndone completa según el negativo de Secondo Pia en 1898.
Ver imagen
Detalle del rostro
Detalle del rostro del hombre de la Síndone según el negativo de Secondo Pia en 1898.
Ver imagen

Aunque la fotografía de Secondo Pia es la primera fotografía “autorizada” de la Síndone, contrariamente a lo que comúnmente se dice, no se trata de la primera fotografía en su historia.

Las placas de Pia fueron precedidas por pequeñas fotografías tomadas por los sacerdotes Natale Noguier y Giammaria Sanna Solaro, así como por las del teniente Saverio Fino, responsable de seguridad de la Catedral durante la Ostensión de 1998 [1].

El salesiano P. Natale Noguier de Malijay, profesor de física en el Liceo Vaisalice de Turín, era miembro de un club de fotógrafos aficionados, en el cual también se hallaban Fino Felice, Sanna Solaro y al abogado Secondo Pia. Pronto propuso la idea de fotografiar la Síndone, una idea ya considerada en la ostensión de 1842, y que fue bienvenida por los demás. Escribió al rey italiano Umberto I, pero su solicitud fue rechazada. La negativa del rey no pudo detener el entusiasmo de Don Noguier, que persuadió al Barón Manno para usar su influencia ante el rey, que finalmente dio su consentimiento. El encargo se otorgó a Secondo Pia, que se organizó para tomar fotografías tras la ostensión.

Varios miembros del club fotográfico no esperaron tanto. Durante el segundo y tercer día de la ostensión, algunos de ellos llegaron a la catedral con sus cámaras, entre ellos Fino, Solaro y Noguier. Con sus cámaras ocultas tomaron varias fotos. Solaro usó un Verascope Richard con una lente Zeiss 1/6.3 y placas Lumière de 4×4 cm. Tomó dos fotos: una con un tiempo de exposición de aproximadamente 9 segundos y la otra de aproximadamente 50 segundos, ambas con diafragmas completamente abiertos; las publicó en su obra La Santa Sindone di Torino che si venera a Torino. Illustrata e difesa (1901). Los resultados de Fino fueron mucho mejores. No sabemos qué resultado tuvo Don Noguier porque parece que sus fotos se perdieron durante los últimos años de su vida cuando vivía en París.

Cuando Pia terminó su trabajo en la catedral, sus colegas esperaron en su cuarto oscuro para ayudarlo con el desarrollo de las placas. La primera prueba no dio buenos resultados, así que Pia comenzó de nuevo al día siguiente. Noguier nuevamente esperó en el cuarto oscuro para ayudar a Pia a desarrollar las placas de 50×60 cm. Casualmente, fue Noguier quien tomó la placa de la solución en desarrollo y vio por primera vez en la historia el rostro el hombre de la Síndone.

* * *

Por otro lado, en el año 2013,  el director del Museo della Sindone dio a conocer nuevas fotografías de la Síndone durante la Ostensión de 1898, realizadas por A. Gallo. Un total de doce que han sido regaladas por sus descendientes al Museo. Secondo Pia, única persona autorizada por la Casa Saboya, que temía que las fotografías de la tela se convirtiesen en objeto de especulación económica, realizó sus fotografías el 28 de mayo de 1898. En la tarde del 25 de mayo, Pia inició sus tomas haciendo uso de dos luces de ferrocarril, cubiertas por dos cristales esmerilados que por el calor explotaron. Por este motivo el 27 de mayo la princesa Clotilde de Saboya decidió proteger la tela con un vidrio protector. Este vidrio no es visible en las tomas de A. Gallo, por lo que tienen que ser anteriores al 27 de mayo. Sus descendientes dicen que para tomar sus fotos se escondió en un confesionario. Pero es más probable que se mezclara entre los peregrinos importantes que tenían acceso a la Síndone por la noche, cuando el público en general ya no podía acceder [2].

* * *

Por último, distintos autores [3] hacen referencia a la existencia de otras fotografías, descubiertas hace unos años, tomadas por el ingeniero Splendorelli, pero no hemos sido capaces de localizarlas ni de hallar más información sobre el particular.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

ostension

Ostensión extraordinaria para jóvenes

En el contexto del Sínodo Mundial de la Juventud de octubre de 2018 en Roma, las diócesis de Piamonte y del Valle de Aosta organizaron una peregrinación joven desde los territorios piamonteses hasta Roma que Leer más…

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!