Como se decía en la página “Una imagen real”, si alguna ciencia se precia de estudiar y entender la materia, la física es la que lo hace por profesión. A ella toca, por lo tanto, el estudio de este trozo de lienzo. Y el estudio debe comenzar con una descripción detallada de todos los datos, sin omitir ninguno.

La imagen de Turín, de acuerdo con información obtenida por estudios científicos dignos de todo respeto y jamás rebatidos seriamente, tiene las características siguientes [1]:

  • Consiste en una débil mancha amarillenta, difícil de ver cuando se observa a menos de unos dos metros de distancia, que reproduce una vista doble, frontal y dorsal, de un cuerpo humano desnudo, cubierto de heridas, que han dejado también manchas de sangre en el lienzo [por contacto directo].

  • La imagen no muestra ni la parte superior de la cabeza ni los costados.

  • La figura humana, especialmente en el rostro, es de gran precisión anatómica, sin distorsiones.

  • Hay una perfecta correspondencia entre ambas caras de la imagen, indicando claramente que fue un cuerpo tridimensional el que estuvo envuelto en el lienzo.

  • Las manchas en la tela tienen el carácter de un negativo fotográfico: solamente al hacer una foto en 1898 (Secondo Pia) se pudo apreciar verdaderamente la información allí contenida.

  • A diferencia de lo que ocurre en una fotografía, sea en positivo o negativo, hay una correspondencia entre la intensidad de la imagen y la distancia lógica entre un lienzo y un cuerpo cubierto por él. Una función matemática sencilla permite recuperar la tridimensionalidad.

  • Detalle del orden de milímetros puede observarse con técnicas de realce de contraste.

  • No hay pigmento alguno, aun bajo examen microscópico, ni en la superficie de las fibras de lino ni en su interior. Tampoco hay fluorescencia que indique la existencia de sustancias extrañas al lienzo en las zonas de imagen

Dada su significatividad, vamos a desarrollar a continuación las dos propiedades más notables de la Síndone: el claroscuro presente en la misma (conocido comúnmente como ‘negatividad’) y la tridimensionalidad de su imagen.

El claroscuro
de la imagen de la Síndone

Imagen de sustitución. Positivo y negativo fotográfico de la zona del rostro en la Síndone.

En 1898, Secondo Pia hizo la primera fotografía convencional de la Síndone de Turín. Cuando las placas de Pía fueron reveladas, los negativos fotográficos mostraron los detalles sutiles mucho más vívidos y mucho más fáciles de ser interpretados por el sistema visual humano que la propia imagen del lienzo [2]:

«A finales del siglo pasado, la Síndone se había hecho más famosa en todo el mundo porque accidentalmente se habían descubierto en ella algunas características muy singulares. Había sido fotografiada. Era la primera vez que esto ocurría en su historia y, por consiguiente, no se tenía la menor idea de lo que podía revelar el negativo fotográfico. La figura del lienzo, en efecto, es oscura en los puntos que representan relieves (el perfil de la nariz, los nudillos de los dedos) y clara en los entrantes (las ojeras, los lados de los brazos y del rostro), justamente lo contrario que en cualquier pintura, donde los puntos en relieve son claros y los entrantes aparecen sombreados; por eso resulta tan difícil su “lectura”. Pero su negativo fotográfico (que muestra lo negro blanco y lo blanco negro) produce el inesperado efecto de un retrato vivísimo» [3].

slider1
Play Video

VÍDEO. El claroscuro que ofrece la Síndone.

Aunque el método fotográfico usado era el mismo de cualquier fotografía, el resultado obtenido era único. Ninguna imagen estudiada realizada antes o después de la invención de la fotografía produce los mismos resultados que se observan en la imagen de la Síndone.

Consideremos lo siguiente: si los “datos” existentes en la Síndone producen unos resultados fotográficos únicos bien podemos decir que la imagen de la Sábana en sí misma es distinta de cualquier otro objeto o imagen conocida.

La tridimensionalidad
de la imagen de la Síndone

por el ingeniero P. M. Schumacher [4]

En 1972 se inventó el Analizador de Imagen VP8. Yo fui el responsable de pasar del diseño a la producción y entrega. Diseñé y documenté las unidades de producción. Durante seis años instalé las unidades y entrené a los operadores. Adquirí familiaridad con muchos tipos de imágenes y aplicaciones para este instrumento de procesado de imágenes.

Hacia 1976 entregué e instalé una unidad en casa del Capitán Eric Jumper, USAF (U. S. Air Force Academy). El Capitán John Jackson, USAF, estaba presente. Instalé el sistema y verifiqué la calibración. Entrené a Jumper y a Jackson en el funcionamiento del sistema.

Lo que sucedió a continuación resultó extraordinario para mí. El resultado fue, por decirlo en pocas palabras, único. Jackson colocó una imagen de la Síndone de Turín sobre la mesa iluminada del sistema y enfocó la imagen con la cámara de vídeo. Cuando se activó la pantalla (display isométrico) apareció en el monitor una “verdadera imagen tridimensional”. Había muchos rasgos de estructura realmente tridimensional. La nariz tomó relieve. Las facciones del rostro aparecían adecuadamente perfiladas. Las formas del cuerpo, brazos piernas y pecho, correspondían a la forma humana básica.

El display isométrico utiliza los cambios de brillo que tienen lugar en la imagen para cambiar la “elevación” en el display. Si algo es brillante va hacia arriba. Si algo es oscuro va hacia abajo. Si algo tiene un gris intermedio produce una “elevación” intermedia entre algo muy brillante y algo muy oscuro. El display isométrico nunca ha sido pensado para producir una imagen realmente tridimensional. El display isométrico elabora mapas en respuesta a la energía luminosa, pero el resultado producido por la imagen de Turín está relacionado con el relieve del cuerpo.

Por otro lado, tampoco puede haber en la tela pigmentos de hierro, como algunos han venido a decir, ya que darían lugar a una elevación en el display isométrico en el VP8. Este resultado no se observa en la Síndone.

Este resultado del VP8 no se ha obtenido nunca con ninguna otra imagen que yo haya estudiado ni tampoco he oído que le haya sucedido a alguien en estudios hechos por otros. Nunca había oído hablar de la Síndone antes de este momento. No tenía ninguna idea de lo que estaba viendo. Sin embargo, los resultados eran distintos de todo lo que yo había procesado mediante el Analizador VP8, antes y desde este momento. Solamente con la Síndone se han obtenido tales resultados al efectuar su estudio con el Analizador isométrico de imagen VP8.

VP8-HAND
Play Video

VÍDEO. El ingeniero Peter Schumacher, que ayudó a desarrollar el VP-8, explica la tridimensionalidad de la Síndone.

JAMtnezRojas
Play Video

VÍDEO. El Prof. J. A. Martínez, de la Universidad de Alcalá, explica con detalle algunas de las propiedades más notables de la Síndone.

Para

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!