Correspondencia
entre los datos de la Síndone
y el testimonio evangélico

La Síndone nos ofrece abundante información sobre cómo murió y fue sepultado el hombre que fue envuelto en ella. ¿Hasta qué punto se corresponde con la información sobre la muerte y sepultura de Jesús de Nazaret que nos suministran los Evangelios?

Si, como hemos visto, los Evangelios son fuentes fidedignas, entonces nos suministran considerable información sobre lo que eran una crucifixión romana y un ritual de sepultura judía. Y, si como la imagen sindónica parece indicar, el hombre de la Síndone es un judío crucificado por los romanos, las circunstancias de su muerte deben concordar con lo que los Evangelios reseñan sobre ello.

En la siguiente tabla destacaremos los datos que nos aporta la Síndone (encabezando cada parte, sobre fondo azul) y, a continuación, lo que nos dicen los Evangelios sobre ese dato particular (sobre fondo blanco). Tomamos la traducción: Conferencia Episcopal Española (2012). Sagrada Biblia. Versión Oficial de la Conferencia Episcopal Española. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos.

Lucas 3, 23: «Jesús, al empezar, tenía unos treinta años».

Mateo 1, 10; 2, 1.23; 21, 11; 26, 71: «Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán… Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea… se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo dicho por medio de los profetas, que se llamaría nazareno… Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea… Jesús el Nazareno…».

Marcos 1, 24; 10, 47; 14, 67; 16, 6: «Jesús Nazareno… Al oír que era Jesús Nazareno… “También tú estabas con el Nazareno, con Jesús”… ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado?». 

Lucas 1, 26-27; 2, 4-5.39; 3, 23.31; 4, 16.34; 18, 36; 24, 19: «En el mes sexto, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José de la casa de David; el nombre de la virgen era María… También José, por ser de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para empadronarse con su esposa María, que estaba encinta… se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret… Jesús… se pensaba que era hijo de José, que a su vez era… de David… Fue [Jesús] a Nazaret, donde se había criado… Jesús Nazareno… “Pasa Jesús el Nazareno”… “Lo de Jesús el Nazareno…”».

Juan 1, 45; 18, 5-7; 19, 19: «Jesús, hijo de José, de Nazaret… A Jesús, el Nazareno… Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: “Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos”».

Mateo 27, 26: «… y a Jesús, después de azotarlo…».

Marcos 15, 15: «… y a Jesús, después de azotarlo…».

Juan 19, 1: «Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar».

Mateo 27, 29-30: «… y trenzando una corona de espinas se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y doblando ante él la rodilla, se burlaban de él diciendo: “¡Salve, rey de los judíos!”. Luego le escupían, le quitaban la caña y lo golpeaban con ella la cabeza».

Marcos 15, 17-19: «… le ponen una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo: “¡Salve, rey de los judíos!”. Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él».

Juan 19, 2-3: «Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían: “¡Salve, rey de los judíos!”. Y le daban bofetadas».

Mateo 27, 30: «… le quitaban la caña y lo golpeaban con ella la cabeza».

Marcos 14, 65: «Algunos se pusieron a escupirle, y tapándole la cara, lo abofeteaban y le decían: “Profetiza”. Y los criados le daban bofetadas».

Marcos 15, 19: «Le golpearon la cabeza con una caña…».

Lucas 22, 63-64: «Y los hombres que tenían preso a Jesús se burlaban de él, dándole golpes. Y, tapándole la cara, le preguntaban, diciendo: “Haz de profeta: ¿quién te ha pegado?”».

Juan 18, 22: «… uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús…».

Juan 19, 3: «Y le daban bofetadas».

Juan 19, 16-18: «Tomaron a Jesús, y, cargando él mismo con la cruz, salió al sitio llamado “de la Calavera” (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron».

Mateo 27, 31-32: «… y lo llevaron a crucificar. Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a llevar su cruz».

Marcos 15, 20-21: «Y lo sacan para crucificarlo. Pasaba uno que volvía del campo, Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo; y lo obligan a llevar la cruz».

Lucas 23, 26.32: «Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús… Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con él».

Juan 19, 16-17: «Tomaron a Jesús, y, cargando él mismo con la cruz, salió al sitio llamado “de la Calavera” (que en hebreo se dice Gólgota)…».

Mateo 27, 22-23.26.31.35.38.40.42.44: «Contestaron todos: “Sea crucificado”. Pilato insistió: “Pues, ¿qué mal ha hecho?”. Pero ellos gritaban más fuerte: “¡Sea crucificado!”… lo entregó para que lo crucificaran… lo llevaron a crucificar… Después de crucificarlo… Crucificaron con él a dos bandidos… “si eres Hijo de Dios, baja de la cruz”… “que baje ahora de la cruz y le creeremos”… los bandidos que estaban crucificados con él lo insultaban…».

Marcos 15, 12-15.20.24-25.27.30.32: «Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó: “¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?”. Ellos gritaron de nuevo: “Crucifícalo”. Pilato les dijo: “Pues ¿qué mal ha hecho?”. Ellos gritaron más fuerte: “Crucifícalo”… lo entregó para que lo crucificaran… Y lo sacan para crucificarlo… Lo crucifican… Era la hora tercia cuando lo crucificaron… Crucificaron con él a dos bandidos… “sálvate a ti mismo bajando de la cruz… Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos”. También los otros crucificados lo insultaban».

Lucas 23, 21.23-24.33; 24, 20.39-40: «… pero ellos seguían gritando: “¡Crucifícalo, crucifícalo!”… pidiendo a gritos que lo crucificara… Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían… Y cuando llegaron al lugar llamado “La Calavera”, lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda… “cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron”… “Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona”… Dicho esto, les mostró las manos y los pies».

Juan 19, 6.15-18.23.25; 20, 26-27: «Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias, gritaron: “¡Crucifícalo, crucifícalo!”. Pilato les dijo: “Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él”… Ellos gritaron: “¡Fuera, fuera; crucifícalo!”. Pilato les dijo: “¿A vuestro rey voy a crucificar?”… Entonces se lo entregó para que lo crucificaran… cargando él mismo con la cruz, salió al sitio llamado “de la Calavera” (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado… Los soldados, cuando crucificaron a Jesús… Junto a la cruz de Jesús estaban… Llegó Jesús… dijo a Tomás: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado”…».

Mateo 27, 46.48.50: «A la hora nona, Jesús gritó con voz potente: Elí, Elí, lemá sabaktaní (es decir: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”)… Enseguida uno de ellos fue corriendo, cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio de beber… Jesús, gritando de nuevo con voz potente…».

Marcos 15, 34.36-37: «Y a la hora nona, Jesús clamó con voz potente: Eloí Eloí, lemá sabactaní (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”)… Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber… Y Jesús, dando un fuerte grito…».

Lucas 23, 34.36.43.46: «Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”… Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre… Jesús le dijo: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso»… Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu…».

Juan 19, 26-30: «Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Luego, dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”… Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dijo: “Tengo sed”. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo: “Está cumplido”…».

Mateo 27, 50: «Jesús, gritando de nuevo con voz potente, exhaló el espíritu».

Marcos 15, 37: «Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró».

Lucas 23, 46: «Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”. Y, dicho esto, expiró».

Juan 19, 30: «Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo: “Está cumplido”. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu».

Marcos 15, 42-45: «Al anochecer, como era el día de la Preparación, víspera del sábado, vino José de Arimatea, miembro noble del Sanedrín, que también aguardaba el reino de Dios; se presentó decidido ante Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se extrañó de que hubiera muerto ya; y, llamando al centurión, le preguntó si hacia mucho tiempo que había muerto. Informado por el centurión, concedió el cadáver a José».

Juan 19, 31.33.36: «Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día grande, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas… Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: “No le quebrarán un hueso”».

Juan 19, 33-34: «… pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua».

Mateo 27, 57-60: «Al anochecer llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que era también discípulo de Jesús. Este acudió a Pilato a pedirle el cuerpo de Jesús. Y Pilato mandó que se lo entregaran. José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en su sepulcro nuevo que se había excavado en la roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó».

Marcos 15, 42-43.46: «Al anochecer, como era el día de la Preparación, víspera del sábado, vino José de Arimatea, miembro noble del Sanedrín, que también aguardaba el reino de Dios; se presentó decidido ante Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús… Este compró una sábana y, bajando a Jesús, lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro, excavado en una roca, y rodó una piedra a la entrada del sepulcro».

Lucas 23, 50-53: «Había un hombre, llamado José, que era miembro del Sanedrín… era natural de Arimatea… Este acudió a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Y, bajándolo, lo envolvió en una sábana y lo colocó en un sepulcro excavado en la roca, donde nadie había sido puesto todavía».

Juan 19, 38-42: «Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús aunque oculto por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. Él fue entonces y se llevó el cuerpo. Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien libras de una mixtura de mirra y áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en los lienzos con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto, un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús».

Lucas 24, 12: «Pedro, sin embargo, se levantó y fue corriendo al sepulcro. Asomándose, ve solo los lienzos. Y se volvió a su casa, admirándose de lo sucedido».

Juan 20, 3-9: «Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos».

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!