El estudio se centra en los versículos seis y siete del capítulo veinte del Evangelio de San Juan, que narra la llegada al sepulcro vacío –tras la resurrección de Cristo- de los apóstoles Pedro y Juan. La diferencia entre las dos palabras citadas es más importante de lo que puede parecer. En la traducción castellana que actualmente se lee en la liturgia, se confunden ambos términos y, en el texto de San Juan sobre la resurrección, se dice que el apóstol Pedro, al entrar en el sepulcro, “vio las VENDAS en el suelo”. Si se acepta esto, se provoca una notable incertidumbre sobre lo que quiere decir el evangelista al hablar, inmediatamente antes, del “SUDARIO que había estado sobre su cabeza”. ¿Es este ‘sudario’ lo que hoy conocemos como ‘Sábana Santa’? Afirmar esto es la primera tentación equivocada que se le ocurre a cualquiera que no sea experto en la cuestión.

D. Luis García García [doctor en teología] demuestra, con una amplia documentación al respecto, cómo la mayoría de las traducciones interpretan el término griego tà othónia, y su equivalente latino linteamina, por LIENZOS y no por VENDAS. La palabra griega que se traduce por VENDAS es diferente y se usa –por ejemplo- en la resurrección de Lázaro, para indicar que iba atado con esas vendas; esta palabra griega no aparece en absoluto cuando se describe la sepultura de Jesús. El autor trae a su favor el testimonio de San Jerónimo, traductor de la Biblia al latín (siglo V-VI), cuya traducción se conoce con el nombre de ‘Vulgata’ y constituye la versión oficial de la Biblia para la Iglesia romana. También aporta los escritos de Nonno de Panópolis, autor griego del año 400 aproximadamente.

Esa traducción permite a nuestro autor distinguir, a continuación, con toda claridad, los términos Sindon (SÁBANA o SÍNDONE) y Soudarion (SUDARIO). Ambos aparecen al hablar de la sepultura de Jesús, pero se refieren a dos realidades diferentes: la sábana es de tamaño grande, mientras que el sudario es de tamaño pequeño, como un pañuelo o algo mayor; en una de las parábolas de Cristo, en efecto, un sudario sirve para envolver una moneda y esconderla en un hoyo. La Síndone aparece en el evangelio poco antes de la sepultura de Jesús, cuando José de Arimatea y Nicodemo preparan las cosas necesarias para el entierro. El Soudarion es visto por San Pedro después de la resurrección “aparte, doblado, en un lugar” del sepulcro.

Entonces, ¿a qué se refiere el evangelista cuando dice que San Pedro, además, “vio los LIENZOS colocados” sobre el lugar donde había estado el cuerpo de Jesús? Si estos lienzos se traducen libremente por VENDAS, su interpretación es difícil y confusa; pero si se traducen por LIENZOS o LIENZO DE LINO, como indica la palabra griega, su sentido es claro; se refiere a la Síndone o SÁBANA, de la que ya se ha hablado poco antes en el mismo texto evangélico. Así lo han traducido la gran mayoría de los antiguos y modernos escritores eclesiásticos

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!