Palinología
¿Qué es?

La palinología es una disciplina de la botánica dedicada al estudio del polen y las esporas. Se centra fundamentalmente en el análisis de su morfología externa, que presenta patrones estructurales diferentes a tenor de las variaciones en la pared externa de los granos de polen (exina). El estudio y análisis microscópico de su simetría, aperturas en las paredes, contorno, forma, tamaño, etc. permite distinguir taxones diferentes a distintos niveles (familia, género, especie).

Por estas características especiales, la búsqueda de los pólenes ayuda mucho a las ciencias forenses, la arqueología y otras disciplinas. La identificación del polen permite localizar un ambiente geográfico en el que se ha desarrollado la especie vegetal, delimitando una posible área concreta; también es posible determinar los usos realizados con plantas de interés para el ser humano.

La Síndone
y la palinología

Los análisis del Prof. Max Frei

Los estudios palinológicos en la Síndone de Turín se iniciaron con Max Frei-Sulzer, un conocido científico licenciado en Ciencias Naturales con especialización en Botánica. Profesor en la Universidad de Zúrich, también fundó y dirigió el servicio científico de la Policía criminal de la misma ciudad.

Formó parte de la comisión de expertos que examinó la Síndone en noviembre de 1973. Fue en este momento cuando tomó muestras de micropolvo de la tela, seguro de que entre sus fibras y pliegues hallaría restos interesantes. Lo llevó a cabo posando sobre el lino cintas adhesivas; él mismo explicaba: «la ventaja de este método, muy utilizado en la criminalística, consiste en el hecho de que –una vez doblada la cinta sobre sí misma– se excluye cualquier pérdida de material o contaminación secundaria».

En 1976 el Prof. Frei hizo públicas sus primeras conclusiones: en la Síndone existen gránulos de polen de plantas desérticas que crecen en Palestina, siendo el polen más frecuente en la Síndone idéntico al más frecuente en los sedimentos del lago de Genesaret en las capas sedimentadas hace dos mil años. Apuntó también la existencia de otras muestras de Asia Menor, de los alrededores de Constantinopla, de Francia y de Italia. Todo ello venía a atestiguar la “migración” que habría efectuado la tela desde sus inicios hasta hoy.

Pero si en 1973 Max Frei sólo había podido recoger polvo de las partes más externas del lino, en octubre de 1978, durante los conocidos análisis del equipo STURP, pudo tomar nuevas muestras, que le llevaron a identificar variedades de pólenes todavía no encontrados en las investigaciones precedentes. Sin embargo, en 1983 falleció sin haber podido identificar algunos gránulos de polen de la Síndone y sin haber podido publicar un trabajo final completo.
Max Frei (1973)
En 1973, el Prof. Max Frei certifica las fotografías de la Síndone.
Ver imagen
Max Frei (STURP 1978)
En 1978, el Prof. Max Frei toma muestras de la Síndone
Ver imagen 1
Max Frei (STURP 1978)
En 1978, el Prof. Max Frei toma muestras de la Síndone
Ver imagen 2
Max Frei (STURP 1978)
En 1978, el Prof. Max Frei toma muestras de la Síndone
Ver imagen 3
Max Frei (STURP 1978)
En 1978, el Prof. Max Frei toma muestras de la Síndone
Ver imagen 4
Muestras
Cintas adhesivas de Max Frei
Ver imagen 1
Muestras
Cintas adhesivas de Max Frei
Ver imagen 2
e37b580f-201e-445d-9fec-c91951ec00af
Play Video

VÍDEO. Max Frei expone algunas de las conclusiones de sus análisis de las muestras de polen que tomó de la Síndone. Documental The silent witness (R. Wolfe, 1978).

Reservas sobre las conclusiones del Prof. Frei

Si bien las acusaciones de fraude que se han vertido contra Max Frei parecen infundadas, sí son muy sólidas las reservas de numerosos científicos sobre sus procedimientos y conclusiones: el  botánico  Uri  Baruch,  de  la  Universidad Hebrea de Jerusalén  se  maravilló  de  la  ausencia de polen de olivo sobre la Síndone; los  botánicos  Silvano Scannerini y Rosanna Caramiello, ambos de la Universidad de Turín, concluyeron que la determinación de los pólenes  a  nivel  de  especie  presentaba serios interrogantes; Thomas Litt, del Instituto de Paleontología de la Universidad de Bonn, afirmó que no podía hacer una identificación precisa del polen a nivel de género y menos  aún  a  nivel  de  especie; Avinoam Danin, botánico de la Universidad Hebrea de Jerusalén, optimista en un primer momento, ha llegado a lamentar que no se puede utilizar  la identificación de los  pólenes como indicadores geográficos; Mariotti Lippi, experta en botánica de la Universidad de Florencia, expresaba que Frei “tal  vez  prendido  por  el  entusiasmo,  con  escaso  material  de  referencia  y  no  siendo  experto  de  investigaciones  arqueo  y  paleobotánicas,  no  supo  establecer  su  trabajo  de  investigación  desde un  punto  de  vista  científico,  incurriendo  así  en  una  serie  de  errores  de  evaluación que no fue capaz de prever, ni después de corregir”; otros autores han puesto también en tela de juicio la correcta identificación de los pólenes por parte de Frei (Walter McCrone, Vaughn M. Bryant, Marzia Boi, etc.).

Esta última, Marzia Boi, experta botánica y palinóloga de la Universidad de Baleares, ha expuesto con determinación que “las conclusiones de los estudios palinológicos sobre la Sábana Santa  realizados  por  el  criminólogo  Frei,  son  muy  imprecisas  e inconclusas  a  la vista  de  cualquier  científico” y que “los  resultados  publicados  son  fruto  de especulaciones e incompetencia tanto en botánica como en palinología”. La botánica agrega que “los pólenes existen, pero los investigadores todavía no han entendido el porqué, el cómo y el cuánto hayan podido adherir al lino”.

Estudios científicos de la Prof. Marzia Boi

El único estudio verdaderamente científico sobre la presencia de pólenes en la Síndone –publicado en la revista científica Archaeometry en 2017– es el trabajo “Pollen on the Shroud of Turin: the probable trace left by anointing and embalming” de la Prof. Marzia Boi, que propone una interpretación alternativa de los pólenes hallados en la Síndone de Turín, que puede resumirse en los siguientes puntos:

  • Los pólenes más abundantes en la Síndone indican un ritual funerario según los usos de hace 2000 años en Asia Menor. Son los componentes de los ungüentos y aceites más preciosos de la época, que han quedado impregnando la tela. El estudio palinológico es coherente con testimonios históricos del siglo primero, como los de Plinio el Viejo y Dioscórides.

  • Los descubrimientos y rectificaciones realizados se apoyan en el control de fotos a microscopía óptica y electrónica, y parecen indicar que tanto la Síndone como el cuerpo se habrían untado con aceite de Helichrysum y con bálsamos y ungüentos de Láudano, Cistus, Lentisco, Terebinto y posiblemente con Gálbano aromático. Los porcentajes de presencia de estos pólenes concuerdan con el uso de las sustancias.

  • El aceite de Helichrysum se hace únicamente de sus flores, y esto explicaría por qué su polen aparece con valores más altos que los de las otras resinas, que derivan de otras partes de las plantas.

  • Haber identificado correctamente el polen de Helichrysum, erróneamente llamado Gundelia, confirma y autentifica la importante personalidad del cuerpo que fue envuelto en la sábana.

  • Los aceites y ungüentos han hecho que la tela amarillee, porque son sustancias que se oxidan al entrar en contacto con el aire; pero, al mismo tiempo, han contribuido a una preservación excepcional de la tela hasta el presente, ya que han protegido el lino actuando como poderosos repelentes de insectos y hongos. Tales productos sólo podrán ser identificados a través de sus pólenes.

  • La atenta revisión por parte de especialistas palinólogos de todos los pólenes de la Síndone ayudaría a identificarlos correctamente, aportando así más información sobre la historia de la misma.
marboi
Play Video

VÍDEO. La sindonóloga E. Marinelli habla de los recientes estudios de Marzia Boi sobre los pólenes en la Síndone. Documental Los secretos del Santo Sepulcro (L. Trovellesi, 2013).

Conclusiones

A más de 30 años de la muerte del Prof. Max Frei, y en el contexto de los nuevos datos aportados por la Prof. Marzia Boi, es claro que se precisan nuevas investigaciones. Éstas habrían de ser llevadas a cabo por una comisión de especialistas palinólogos sin prejuicios y sus resultados publicados en una revista científica especializada.

A la vez, dado que el material residual de las muestras tomadas por Max Frei ya no estaría en condiciones de facilitar indicaciones útiles, sería también deseable examinar de nuevo la Síndone y tomar nuevas muestras.

No cabe duda de que la atenta revisión de todos esos pólenes presentes en la tela ayudaría a identificarlos correctamente y a aportar más información sobre la historia de la Síndone.

Para

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!