La Síndone se custodia en la Catedral de Turín (Italia), en la Piazza San Giovanni, en el centro histórico, muy cerca de Piazza Castello, y junto al complejo monumental del Palazzo Reale. Pero, ¿por qué la tela se halla en la ciudad turinesa?

La Síndone
en Chambéry (1502-1578)

Hacia 1453, como puede leerse en la Cronología de esta web, la Casa de Saboya consiguió incorporar la Síndone a su tesoro religioso privado. Si bien al principio no tenía un lugar fijo, y la tela era movida de un lugar a otro con la Corte, fue Amadeo IX de Saboya quien proyectó para ella una mansión estable. Bajo la iniciativa de su esposa, reemprendió en 1465 las obras de construcción y embellecimiento de la capilla del castillo de Chambéry (Francia), donde es trasladada la Síndone solemnemente en 1502. Se ubica en un nicho enrejado tras el altar mayor. En 1509, Margarita de Austria regaló, para su más digna custodia, una caja de plata dorada de 1.200 escudos de oro. En 1532, sufre el fatal incendio que deja sobre la tela las características quemaduras que desde entonces la acompañan.

Capilla de Chambéry
Acogió la Síndone de 1502 a 1578 (exterior)
Ver imagen
Capilla de Chambéry
Acogió la Síndone de 1502 a 1578 (interior)
Ver imagen
Capilla de Chambéry
Nicho detrás del altar donde, tras unas rejas, se custodiaba la Síndone
Ver imagen
Capilla de Chambéry
Nicho detrás del altar donde, tras unas rejas, se custodiaba la Síndone (detalle).
Ver imagen

La Síndone
hacia Turín (1578)

En 1576 la peste se cebó con la ciudad de Milán. San Carlos Borromeo, arzobispo de Milán, hizo voto de peregirnar a pie a Chambéry para venerar la Síndone si remitía la peste. Habiendo de atravesar los Alpes, y achacoso como estaba, aquél era un sacrificio superior a sus fuerzas. Por eso el duque de Saboya, Manuel Filiberto, quiso ahorrarle un viaje tan penoso y dispuso el traslado de la Síndone a Turín, que entonces se había convertido ya en la capital de sus estados, aparte de que las revueltas de los hugonotes hacían insegura su permanencia en Chambéry. En septiembre de 1578 llegó la Síndone a Turín y fue depositada en la capilla ducal de san Lorenzo, junto a Piazza Castello. El 7 de octubre se ponía en camino san Carlos Borromeo para cumplir su voto. Al día siguiente la Síndone fue llevada a la catedral y tres días después comenzó la pública y solemne ostensión desde un estrado levantado en Piazza Castello, una escena inmortalizada por Giovanni Testa. La tela no se movería ya de Turín. En 1694 fue trasladada solemnemente a la monumental capilla real de Guarini.

Cofre para el traslado
De Chambéry a Turín (1578). Hoy en el Museo de la Síndone
Ver imagen
Ostensione de 1578 en Turín
Grabado de Giovanni Testa
Ver imagen
San Carlos Borromeo
venera la Síndone (Iglesia de San Carlos Borromeo en Turín)
Ver imagen

La Síndone en la Catedral
La Capilla Guarini (1694-1997)

El duque Víctor Amadeo II, en 1694, hizo construir, sobre el ábside de la catedral renacentista de finales del siglo XV, de piedra blanca, una fastuosa rotonda de mármol negro, de estilo barroco pero con notables resabios de la arquitectura religiosa de la india, donde su arquitecto, el sacerdote teatino Guarino Guarini, había sido misionero.

En el centro de la rotonda se levanta el monumental altar ideado por Bertola. Sobre él en una amplia vitrina de cristal, descansa el relicario que encierra la Síndone: una arqueta (150x38x38cm) de madera recubierta de plata repujada, forrada por dentro con placas de amianto en prevención de cualquier posible incendio. La Síndone permanece en su interior enrollada en un cilindro de madera recubierto de seda roja. Cuatro recias rejas de hierro protegen las cuatro caras laterales de la vitrina.
Capilla Guarini
Capilla de Guarino Guarini. Altar ideado por Bertola.
Ver imagen
Antigua teca de la Síndone
Acogió la Síndone en su interior hasta 1998.
Ver imagen 1
Antigua teca de la Síndone
Actualmente se encuentra en el Museo de la Síndone.
Ver imagen 2

El incendio de la Capilla
Abril de 1997

Poco después de las 23 horas del 11 de abril de 1997 se produce un incendio en la Capilla Guarini, la Capilla de la Síndone, que amenaza seriamente la vitrina a prueba de balas que protege la tela desde 1993, y a donde había sido movida por obras de restauración en la Capilla. El bombero Mario Trematore usa una maza para romper el cristal antibalas y la teca, que contiene la Síndone, es llevada provisionalmente a la residencia del Cardenal Saldarini. La Capilla de la Síndone, así como el altar, sufren graves daños.

El 14 de abril la Síndone se saca de su teca y es examinada cuidadosamente por un grupo de expertos: ésta no se ha visto afectada por el fuego. La Síndone se lleva a un lugar seguro no revelado.

El 15 de abril de 1998, la Síndone vuelve a la Catedral. Será por última vez desenrollada: para la Ostensión de 1998 se extenderá en su nueva urna y ya permanecerá extendida en adelante. El 17 de abril de 1998, víspera del inicio de la Ostensione 1998, la Síndone es transferida a su nueva teca.

La Síndone en la Catedral
desde el año 1997 hasta hoy

Tras la Ostensione de 1998, la Síndone permanece oculta detrás de unas cortinas azules, si bien en la nueva teca de seguridad (Urna de las Ostensiones). Los visitantes únicamente pueden ver una reproducción de la Síndone en tamaño real.
Tras la Ostensione de 1998
la Síndone permenece en su Urna de las Ostensiones tras unas cortinas azules.
Ver imagen 1
Tras la Ostensione de 1998
la Síndone permenece en su Urna de las Ostensiones tras unas cortinas azules.
Ver imagen 2
Tras la Ostensione de 1998
la Síndone permenece en su Urna de las Ostensiones tras unas cortinas azules.
Ver imagen 3

Del 12 de agosto al 22 de octubre del 2000, tiene lugar otra ostensión pública de la Síndone en la catedral de Turín: la última del milenio y la más larga de la historia reciente de la Síndone.

El 22 de diciembre del año 2000, la Síndone se introduce en su nueva Urna de Conservación Permanente que, ya en horizontal, se ubica en la última capilla del pasillo izquierdo de la Catedral, debajo del Palco Real.

Capilla de la Síndone bajo el Palco Real.


La Síndone en sí no se puede ver, ya que está oculta dentro de su urna, que a su vez está dentro de otra gran urna de metal (Ver Conservación). Únicamente abandona la Capilla para ostensiones (exhibiciones) públicas. Los visitantes sí que pueden acercarse a la Capilla y situarse frente a la ventana de la misma, donde hay bancos y reclinatorios.

Además, a lo largo de todo el pasillo izquierdo de la Catedral, en las pantallas se ofrecen vídeos que explican la Síndone en detalle (características, historia, etc.), con subtítulos en los idiomas principales.

En la Catedral siempre hay voluntarios (con chaqueta morada), cuya labor es la recepción y la vigilancia: están disponibles para cualquier otra información que se necesite.

La Catedral está abierta todos los días de 9:00 a 12.30 y de 15:00 a 19:00 horas. Durante las misas y otras celebraciones no es posible visitar la Capilla de la Síndone.

Recorrido
virtual

En esta vista de 360 grados se puede acceder al interior de la Catedral (hacer clic en la puerta) y recorrerla hasta la Capilla de la Síndone.

El Museo
de la Síndone

En la Via San Domenico 28, a unos diez minutos andando desde la Catedral, se halla el Museo della Sindone. La entrada cuesta 6 euros y está abierto todos los días de 9:00 a 12:00 y de 15:00 a 19:00 horas. Cuenta con audioguías en cinco lenguas (italiano, inglese, alemán, francés y español) y si se visita en grupos de más de 20 personas es necesaria la preinscripción.

Cuenta además con una librería donde pueden adquirirse libros y artículos relacionados con la Síndone.

Para

Dove è la Sindone. (Sin fecha). Sindone.org.

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!