Antecedentes del Carbono 14

1898
La primera fotografía

La fotografía tomada por Secondo Pia en 1898, que viene a evidenciar que la Síndone se comporta como un “negativo” fotográfico, da comienzo a los estudios modernos en torno a nuestra tela.

Secondo Pia
El abogado Secondo Pia, que realizó la primera fotografía de la Síndone.
Ver imagen
Primera fotografía
Ésta es la primera fotografía de la Síndone, tomada por Secondo Pia en 1898.
Ver imagen
Negativo completo
La Síndone completa según el negativo de Secondo Pia en 1898.
Ver imagen
Detalle del rostro
Detalle del rostro del hombre de la Síndone según el negativo de Secondo Pia en 1898.
Ver imagen

1969
Primera comisión de expertos

En 1969, el Cardenal Fossati y su sucesor el Cardenal Pellegrino, nombran una comisión de expertos para examinar las condiciones en que se encuentra la Síndone, lo cual llevan a cabo entre el 16 y el 18 de junio en la Cappella del Crocefisso del Palazzo Reale. Examinan, fotografían y debaten durante tres días, pero no realizan pruebas directas. Giovanni Battista Judica-Cordiglia toma fotografías, entre ellas la primera foto de la Síndone en color. Ya en este momento se plantea la posibilidad de utilizar la datación por radiocarbono para determinar su antigüedad. Sin embargo, el tamaño de la muestra requerida (~500 cm) se entiende obviamente como un daño inaceptable. No será hasta la década los setenta, con el desarrollo de contadores proporcionales de gas y técnicas de espectrometría de masas con acelerador de partículas (AMS), cuando la datación por radiocarbono se convierte en una posibilidad real, ya que se precisan sólo unos pocos centímetros cuadrados de muestra.

Comisión de 1969
Un grupo de expertos examina las condiciones en que se encuentra la Síndone.
Ver imagen 1
Comisión de 1969
Un grupo de expertos examina las condiciones en que se encuentra la Síndone.
Ver imagen 2

1973
Segunda comisión de expertos

El 24 de noviembre de 1973, la Sábana Santa es examinada por una nueva comisión de expertos, reunida por el Cardenal Pellegrino. En esta ocasión, el Prof. Gilbert Raes toma de un borde del extremo frontal de la Síndone una muestra de 40x13mm, también de la tira lateral una porción de 40×10 mm, junto con un hilo de urdimbre de 13 mm y un hilo de trama de 12 mm. Uno de los especialistas presentes, el Dr. Max Frei, criminólogo suizo, toma 12 muestras de polvo de la superficie del extremo frontal de la Síndone, utilizando para ello cinta adhesiva. Esa misma tarde la sábana es depositada de nuevo en su urna.

Comisión de 1973
Muestra de la Síndone tomada por el Prof. Gilbert Raes en 1973
Ver imagen
Comisión de 1973
El Dr. Max Frei certifica las fotografías de la Síndone
Ver imagen

1978
El STURP

Entre el 8 y el 13 de octubre de 1978, un equipo de científicos americanos dirigido por el Dr. John P. Jackson y conocido como STURP (Shroud of Turin Research Project), lleva a cabo sobre la Síndone 120 horas de pruebas. Miles de fotografías, microfotografías, rayos X y espectros, incluidas tomas de muestras de pólenes con cinta adhesiva, de sangre, etc. Los miembros del equipo trabajan simultáneamente en diferentes partes de la tela. Es la serie de exámenes más exhaustiva jamás realizada en la Síndone de Turín.

46
Play Video

VÍDEO. El STURP estudia la Síndone durante 120 horas entre el 8 y el 13 de octubre de 1978.

C14 - Datación de la Síndone

Carbono 14
En qué consiste el método

El Carbono 14 (C14 o radiocarbono) es un isótopo radiactivo del carbono. En la naturaleza hay tres isótopos naturales del carbono: dos de ellos son estables y un tercero, el C-14, es inestable o radiactivo. El proceso de fotosíntesis incorpora el átomo radiactivo en las plantas, de manera que la proporción de C14/C12 en éstas es similar a la atmosférica. A los 5730 años de la muerte de un ser vivo, la cantidad de C14 en sus restos se reduce a la mitad. Así pues, al calcular la cantidad de C14 que aún queda en el material puede ser conocido el momento de la muerte del organismo correspondiente.

Sin embargo, no siempre se obtiene la fecha real de la muestra. La interpretación correcta del resultado dependerá, entre otras causas, de las condiciones de la muestra analizada. Si ésta ha sufrido algún fenómeno que ha alterado la proporción de C14 ‒por ejemplo, si se ha contaminado con materia orgánica ajena a ella‒ pueden obtenerse resultados alejados de la realidad.

1979-1988
Hacia la datación por Carbono 14

En febrero de 1979, el físico Harry E. Gove y otros colegas escriben al Cardenal Ballestrero ofreciéndose formalmente para datar la Sábana Santa con su nuevo método de datación por el Carbono 14.

En diciembre de 1981, el equipo STURP, que había estudiado la Síndone durante 120 horas en 1978, informa a las autoridades de Turín que los laboratorios de Arizona, Brookhaven, Oxford y Rochester aceptarían participar en una datación de la Síndone con la técnica del Carbono 14. Otros laboratorios se sumarán después.

En junio de 1985, el Dr. Harry E. Gove pone en marcha los planes para una reunión de los seis laboratorios y el British Museum en la que se acuerde el procedimiento de trabajo para la datación de la Síndone. Se sugiere contactar con la Academia Pontificia de las Ciencias, pero unos meses después ésta pospone la reunión en la que se esperaba determinar la fecha de datación de la Sábana Santa con el Carbono 14.

Entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre de 1986, representantes de varios laboratorios de datación por radiocarbono se reúnen por última vez en Turín para redactar un “protocolo” para la datación de la Síndone. Se envía tanto al Papa como al Cardenal de Turín.

En octubre de 1987 el Cardenal Ballestrero comunica a los siete laboratorios de radiocarbono que, siguiendo el consejo de su asesor científico, el Prof. Luigi Gonella, solo tres de ellos (los de Oxford, Arizona y Zurich) han sido elegidos para llevar a cabo la prueba. La carta de Ballestrero establece que el criterio ha sido “la experiencia en el campo de la datación arqueológica de radiocarbono”. El Dr. Michael Tite del British Museum es nombrado como el supervisor designado para la certificación de las muestras. Las reacciones no se hacen esperar: el Dr. Harry E. Gove, y los mismos diretores de los laboratorios seleccionados, manifiestan graves reticencias a estas decisiones que suponen el abandono del protocolo redactado en 1986: “El plan del Arzobispo, sin tener en cuenta el protocolo, no parece ser capaz de producir un resultado que satisfaga la credibilidad y el rigor científico”.

En enero de 1988 el Prof. Gonella y los principales representantes de los laboratorios de Oxford, Arizona y Zurich se reúnen en la sala de juntas del British Museum para analizar los mejores procedimientos para la datación.

21 abril 1988
Se toma la muestra

El 21 de abril de 1988, a las 5 a.m., la Síndone es secretamente sacada de su urna.

A las 6.30 a.m. el Dr. Michael Tite y los representantes de los tres laboratorios se reúnen en la catedral. En la sacristía de la misma, la Síndone se desenrolla y se muestra a los representantes de los tres laboratorios escogidos. Según los informes, el Prof. Giovanni Riggi y el Prof. Luiggi Gonella dedican dos horas a discutir sobre el lugar exacto de la Síndone del cual ha de ser tomada la muestra. Es el Prof. Riggi quien parece estar al cargo de la operación.

A las 9.45 a.m., mientras se registra en vídeo cada uno de sus movimientos, el Prof. Riggi corta una tira de tela de un extremo de la Síndone y lo divide en dos; luego divide una de estas mitades en tres.

Riggi_cortaMuestra
Play Video

VÍDEO. El Prof. Riggi corta una muestra de la Síndone.

En una habitación separada (la Sala Capitolare), y ahora no registrada por ninguna cámara, el Cardenal Ballestrero y el Dr. Tite colocan estas tres últimas muestras en depósitos sellados para que los laboratorios respectivos se las lleven.

A la 1 p.m. la toma de muestra con fines de datación con carbono se completa formalmente y los representantes del laboratorio se van.

Durante la tarde, y en presencia de unos veinte testigos, el Prof. Riggi toma muestras de sangre de la zona dorsal de la Síndone. A las 8.30 p.m. la Síndone es devuelta a su urna.

13 octubre 1988
El comunicado

En los meses de julio y agosto, distintos medios filtran los resultados de la datación. El 18 de septiembre, The Sunday Times publica en primera plana: “Oficial: The Turin Shroud is a Fake” (“Oficial: la Síndone de Turín es una falsificación”). 

El 13 de octubre de 1988, el Cardenal Ballestrero, Custodio de la Síndone, comunica en una rueda de prensa en Turín, a la que asistien centenares de medios de comunicación de todo el mundo, que la prueba del Carbono 14 realizada por los tres laboratorios da a la Síndone una fecha aproximada de 1325 años.

Comunicado de 1988
El Card. Ballestrero y el Prof. Gonella en la rueda de prensa en Turín el 13 de octubre de 1988.
Ver imagen 1
Comunicado de 1988
El Card. Ballestrero y el Prof. Gonella en la rueda de prensa en Turín el 13 de octubre de 1988 (detalle)
Ver imagen 2
Comunicado de 1988
Éste es el comunicado oficial leído por el Card. Ballestrero el 13 de octubre de 1988
Ver imagen 3
Comunicado4-1
Play Video

VÍDEO. El Card. Ballestrero lee el comunicado el 13 de octubre de 1988.

En una conferencia de prensa celebrada en el British Museum, se anuncia que la Síndone data entre 1260 y 1390.

El 16 de febrero de 1989, la prestigiosa revista científica Nature, publica los resultados oficiales de la datación de la Síndone con radiocarbono. Declara que los resultados “proporcionan pruebas concluyentes de que el lienzo de la Síndone de Turín es medieval“.

Reacciones
¿Tema zanjado?

La reacción inmediata de los medios de comunicación, e incluso de medios eclesiásticos, fue el declarar el tema zanjado, y negar toda posible conexión de la Sábana con la crucifixión de Jesús catorce siglos antes. Con un único dato en contra, aunque se trataba de un dato revestido de todo el prestigio de la ciencia nuclear moderna, se daba por inválido todo el estudio previo de decenas de científicos de todas las disciplinas y todos los resultados concordantes que apuntaban a la autenticidad arqueológica del lienzo.

Sin responder a las preguntas obvias de cómo podría alguien en la Edad Media tener los conocimientos médicos o históricos para producir una impresión que asombra por su exactitud anatómica, patológica y cultural, y sin indicar cómo esa imagen única pudo aparecer sobre la tela, se dio por cerrado el caso con referencias más o menos tibias a un valor simbólico de ese “icono”, o con un ataque despreciativo hacia la credulidad y oportunismo de quienes lo veneraron durante siglos. La reacción fue prematura, precipitada y excesiva.

Una datación discutida y discutible

El Carbono 14
¿Hay dataciones incorrectas?

No es la primera vez, ni será la última, en que un dato discordante deja perplejos a los investigadores durante un tiempo. Podemos recordar que la edad del universo según los datos de Hubble en los años 30 era inferior a la edad de las rocas terrestres, y hoy vuelve a presentarse el problema con edades de estrellas que parecen exceder los cálculos más aceptados de la expansión desde el Big Bang inicial. En cada caso, fue necesario re-calibrar los métodos de datación o ampliar los procesos físicos a tener en cuenta. Pero en ningún caso se negó o consideró sin valor ninguno de los datos científicos por el hecho de estar en conflicto. La ciencia avanza resolviendo problemas, no negándolos.

En el caso de dataciones por el Carbono 14 es bien conocido el hecho de que se dan resultados  discordantes con cierta frecuencia, y que un solo dato no es suficiente para tener seguridad. El arqueólogo americaono William Meacham, con más de 25 años de experiencia en el uso de Carbono 14 para la datación de muestras de excavaciones, ha destacado que un 67.8% de las dataciones son correctas, un 9.6% dudosas y un 22.6% inaceptables.

El Carbono 14
Carencia de detalles, baja significación, anomalías

Los resultados de la datación se publicaron en la mencionada revista Nature en únicamente un informe de sólo cuatro páginas: algo que no satisfizo las expectativas de los que esperaban un informe de mayor amplitud de detalle.

Aparte de esta ausencia de detalles, si nos detenemos en el nivel de significación (significance level) de los datos (cálculo matemático para comprobar el grado de dispersión de los resultados obtenidos), observamos que la muestra de la Síndone (a diferencia de las otras muestras analizadas) aparece con un nivel de significación excepcionalmente bajo del 5% y, además, éste ha sido redondeado, puesto que el dato real es de 4.1%. Este redondeo hace aceptable un dato que, de acuerdo con las normas de metrología, ha de considerarse dudoso (para que una medida sea aceptable ha de tener un nivel de significación, como mínimo, del 5%). La diferencia entre los resultados obtenidos por los tres laboratorios en la muestra de la Síndone atestigua una deshomogeneidad inesperada y, por tanto, anómala.

Pero, además, mientras que a las otras muestras se les da un margen de error de +/-30años, en el caso de la Síndone se proponen dos intervalos: 1262-1312 d.C. y 1353-1384 d.C., intervalos por otro lado incompatibles. La “solución” adoptada por los laboratorios fue crear un intervalo de fechas muy superior al normal: 130 años. De ahí que dieran como resultado 1260-1390 d.C. Sin embargo, aceptar un margen de error de 130 años en una tela que supuestamente tiene 600 años de antigüeddad supone una verdadera falta de precisión en la medición. Esta heterogeneidad tan anómala es una señal de alarma acerca de su no representatividad respecto al objeto examinado.

El Carbono 14
Explicaciones y valoraciones

En estos años se han ido esgrimiendo una serie de argumentos -algunos sin mucho fundamento, pero otros con él- que proporcionan motivos suficientes para dudar de que la datación de la Síndone con el Carbono 14 haya sido correcta.

  1. Una primera postura afirmaría que el Carbono 14 ha dejado claro que la Síndone es medieval. Si bien es aceptable sacar una conclusión así, ningún arqueólogo o científico competente confiaría en una sola fecha, o en una serie de fechas sobre un solo punto, para definir una realidad histórica importante, para determinar un yacimiento o una cronología cultural; ningún científico podría afirmar con certeza haber eliminado toda la contaminación o no tener dudas sobre que una serie de fechas dadas sean realmente su edad efectiva: las fechas del Carbono 14 no son indiscutibles.

  2. Una segunda postura afirmaría que el Carbono 14 ha fallado en este caso. Para justificar esta postura se han dado diferentes explicaciones, unas más plausibles y fundamentadas que otras:

    Todo el proceso fue un fraude, una conspiración. Para ello se aduce la efectiva y reiterada vulneración del protocolo acordado: no hubo control externo; no fue una prueba doble ciega (conocían las fechas de las otras muestras y cuáles pertenecían a la Síndone); se añadió una cuarta muestra tras irse el Cardenal; hubo tres informes oficiales con flagrantes contradicciones internas sobre qué trozo se había cortado, cuánto pesaba y cómo se distribuyó la muestra entre los laboratorios; el peso medio de la tela de la Síndone era diferente a las muestras tomadas, etc. Si bien es innegable que existieron alteraciones del protocolo e incluso torpezas poco científicas, todo ello no es prueba de un fraude y una acusación tan grave requiere más que sospechas.

    La datación no nos da la fecha correcta porque el fenómeno que formó la imagen alteró la cantidad de Carbono 14 de la muestra. Es la llamada “Teoría de la radiación”. Variantes de esta hipótesis han sido mantenidas por diversos autores hasta nuestros días (Dr. E. Lindner, Dr. J.-B. Rinaudo, etc.). Sin embargo, para dar por buena esta teoría habría que demostrar que en el origen de la formación de la imagen sindónica se dio tal radiación, algo difícil de demostrar.

    La datación no nos da la fecha correcta porque el incendio que sufrió la Síndone en 1532 enriqueció la cantidad de Carbono 14 de la muestra. El incendio no sólo generó temperaturas altísimas, sino que la urna de plata que la contenía se derritió y dañó gravemente la tela. Estas condiciones son suficientes para provocar cambios químicos en la propia composición de la tela (carboxilación). Esta teoría fue desarrollada en el plano teórico por  el Dr. John P. Jackson a principios de los años 90. Fue posteriormente retomada y experimentada por el profesor ruso Dr. Koutnetsov.

    La limpieza de la muestra en la datación con el Cabono 14 no se realizó adecuadamente. La superficie de cada una de las fibras del lino sindónico presentaría abundante depósito de material extraño contaminante íntimamente unido a las fibras del tejido. Es especialmente significativo el descubrimiento realizado por el  microbiólogo L. Garza-Valdés de una “cubierta bioplástica” producida por bacterias y líquenes y resistente a los procedimientos de limpieza que usaron los alboratorios.

    La zona de la Síndone de donde se tomó la muestra para su datación por Carbono 14 es una “reconstrucción invisible” posterior, es decir, no es tejido original. Esta teoría, planteada por una pareja de no científicos llamados Benford y Marino, fue criticada y despreciada por el conocido científico Raymond N. Rogers, que había analizado la Síndone con el equipo STURP en 1978. Analizando la muestra de Raes tomada en 1973 (adyacente a la zona de donde se tomó para el Carbono 14) concluyó que la reflectancia no era igual al resto del teido y que solo en esa zona existían fibras de algodón mezcladas con las originarias de lino y tintadas después para dar un aspecto homogéneo al tejido. Unas conclusiones que demostró y publicó en la revista científica Thermochimica Acta en el año 2005: “la muestra radiocarbónica tiene propiedades químicas completamente diferentes que el cuerpo principal de la Síndone”. No se trataría de un “remiendo invisible” sino de una “reconstrucción” de los hilos del tejido con fibras nuevas de algodón, lo que explicaría que no se distinguiera el añadido. Ya en 1991 la sindonólogo E. Marinelli había publicado que en la muestra del laboratorio de Oxford se habían hallado fibras de algodón coloreado. De ser así, la datación de la Síndone con el Carbono 14 sería nula, al haberse datado parte de tejido original (lino) y parte de tejido añadido (algodón tintado).


  3. Una tercera postura, quizá la más equilibrada y razonable, afirmaría que el Carbono 14 no ha demostrado que la Síndone sea medieval. No puede darse por zanjada la datación sin conocer los datos que proporcionan otras disciplinas: la valoración de un objeto así no puede llevarse a cabo sin un análisis global de todos los datos.

El problema permanece sin resolver.

Para

Thanks!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!

SabanaSanta.org no tiene carácter lucrativo. Sin embargo, su diseño, así como los servicios de dominio y hosting, requieren de recursos económicos. Si valoras el contenido de la web y quieres colaborar con su sostenimiento, puedes hacer un donativo –aunque sea pequeño– haciendo clic en “Donar”.

¡Gracias por tu generosidad!